México inició el lunes la vacunación de sus ancianos en más de 300 municipios de todo el país con las 870.000 dosis de la vacuna de AstraZeneca recibidas por las autoridades la víspera.

Desde las primeras horas de la mañana, centenares de mayores de 60 años hacían cola para ser inmunizados en los centros habilitados en áreas de la periferia de la Ciudad de México, aunque las autoridades de la capital recomendaron que lo mejor es que se distribuyan a lo largo del día para que no tengan que esperar tanto.

La mayoría de las personas se mostraban ilusionadas y contentas después de meses de estar encerrados en sus casas.

En esta fase se prepararon un millar de puntos, entre escuelas, centros de salud o similares, para la aplicación de las vacunas y la mayoría estaban en zonas pobres. En la capital, se priorizaron zonas rurales y con mucha población marginal.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció el lunes que el mal tiempo y la nieve impidieron que el fármaco llegara a ciertos municipios de las montañas del noroeste mexicano que estaban entre los prioritarios pero aseguró que las fuerzas armadas trabajaban para tener acceso.

El gobierno comenzó a finales de diciembre la vacunación de los trabajadores de salud con el fármaco de Pfizer y BioNTech, el primero en llegar al país y del que se han puesto ya más de 726.000 dosis. Este proceso continuará con esa misma vacuna en paralelo a la inmunización de los ancianos, que eran el segundo sector prioritario.

El ejecutivo confía en agilizar el plan de vacunación tras la llegada de las vacunas de AstraZeneca y los dos millones de dosis de la vacuna china de CanSino, que ya están siendo envasadas en el país. Además, esta semana se prevé una nueva entrega de la Pfizer y se espera que en breve lleguen la rusa Sputnik V y la otra china Sinovac, ambas ya autorizadas para su uso de forma generalizada.

López Obrador alentó el lunes a los mayores a que vayan a vacunarse y que no crean en la desinformación.

“No hay riesgos”, insistió el mandatario, al tiempo en que recordó que el plan del gobierno llegará a todos los mexicanos. “Es para ricos y es para pobres, es para todos”

México, con más de 1,9 millones de contagios y al menos 174.000 muertes confirmadas aspira a haber vacunado a todos los mayores de 60 años para abril, lo que implica el desafío de poner al menos una dosis a más de 15 millones de personas en solo dos meses.

En la capital algunos mayores llegaron a los centros de vacunación después de haberse registrado en la página web que habilitó el gobierno para ese fin y tras recibir una confirmación via SMS a su celular.

No obstante, Eduardo Clark, responsable de tecnología del gobierno de la ciudad, en declaraciones a Milenio Televisión, recordó que si acude alguien que no se registró vía Internet también será atendido.

AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *